¿Qué ocurre cuando una víctima sufre un accidente de tráfico y el conductor responsable va sin seguro?

Es obligatorio por ley, que todos los vehículos que circulen vayan con al menos un seguro obligatorio de responsabilidad civil, pero lamentablemente en muchas ocasiones vemos algunos casos en los que el conductor culpable de un siniestro no cuenta con el seguro obligatorio.

En estos casos anteriormente mencionados puede ocurrir que:

  1. El conductor culpable se hace cargo de los gastos y daños, ofreciéndole a la víctima una indemnización económica justa en relación a los daños personales y materiales ocasionados tras el accidente.
  2. El conductor responsable sin seguro no se hace cargo de los gastos y la víctima del siniestro debe reclamar al Consorcio de Compensación de Seguros. Para recibir la indemnización correspondiente se deberá acreditar cómo ocurrió el siniestro y los datos del vehículo que lo ocasionó.

Se puede llegar a pensar que si vamos sin seguro, el Consorcio de Compensación de Seguros se hará cargo de los daños ocasionados en caso de tener un accidente, pero lo cierto es que no contar con el seguro obligatorio para circular es mucho más grave de lo que podemos pensar. En estos casos, además de la sanción correspondiente, si el consorcio debe hacerse cargo de los daños provocados podrá reclamarlos al responsable del accidente una vez terminado todo el proceso. Además, en caso de lesiones personales graves, las consecuencias pueden ser mucho mayores pudiendo hablarse incluso de pena de cárcel.

¿Y si el conductor que conduce sin seguro no es culpable del siniestro? Si el conductor sin seguro no es responsable del siniestro se convertiría igualmente en culpable del mismo. El Consorcio será, al igual que en el caso anterior, el que asuma el pago de cualquier daño o lesión producida pudiendo luego reclamarla al responsable.

Una vez solucionado todo el trámite y abonada la indemnización a la víctima, el Consorcio procederá a reclamar la cantidad abonada al culpable y teniendo este último que:

  • Pagar las lesiones y daños ocasionados en el accidente.
  • Pagar una multa por conducir sin seguro.
  • Se procederá a la inmovilización del vehículo.
  • Se deberá hacer frente al correspondiente proceso penal.

En conclusión, es esencial que el vehículo que conduzcamos tenga como mínimo un seguro de responsabilidad civil para cubrir cualquier daño que podamos ocasionar a terceras personas, ya que las consecuencias por ir sin seguro pueden ser muy graves.

Nuestro consejo para la víctima de un siniestro es que se acuda a un abogado especialista, ya que se sigue teniendo derecho a una indemnización justan aún cuando el vehículo culpable no cuente con una compañía de seguro que le respalde y pueda encargarse de los gastos materiales y/o lesiones sufridas como consecuencia del accidente.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Share This