Contar con un seguro de auto o moto implica estar protegidos como conductores y recibir una indemnización en caso de accidente de tráfico. Pero ¿cómo se calcula esta indemnización por accidente y qué factores se suelen tener en cuenta? La cuantía de la indemnización en caso de accidente va a depender de muchos factores, desde el cómo se produjo el siniestro, los tipos de lesiones producidas en la víctima, el lugar donde ocurrió o incluso quiénes iban cuando se produjo el siniestro.

¿Cómo se calculan las indemnizaciones tras sufrir un accidente de moto?

En estos casos, el tipo de lesión va a influir mucho en la determinación de la cuantía de la indemnización y como en todos las indemnizaciones por accidente, será el baremo la tabla indemnizatoria que se utilizará para determinar la cuantía económica. Esta tabla clasifica los daños producidos por el siniestro con el sistema de puntos de gravedad y edades para aplicar la indemnización correspondiente. Por tanto, esta tabla es común para todas las compañías aseguradoras y todas se basan en el mismo baremo que, desde su actualización en 2016, apenas ha sufrido cambios.

¿Quién puede reclamar una indenmización?

Por norma general, cualquier persona víctima de un accidente de tráfico puede reclamar una indemnización, es decir, el conductor del vehículo que no sea culpable, así como los ocupantes del mismo o peatones no responsables del incidente.

Es importante recalcar de nuevo que, a la hora de reclamar una indemnización, es muy importante contar con todos los informes médicos (urgencias, rehabilitación, valoraciones médicas, etc.) así como los informes de la policía en caso de atestado.

¿Qué factores influyen en la reclamación por accidente?

Los factores que influyen en la reclamación por accidente de tráfico son:

  • Los días de recuperación.
  • El tipo de incapacidad.
  • Los gastos de asistencia sanitaria y/o de desplazamiento.
  • Las lesiones físicas y psicológicas.
  • Las intervenciones quirúrgicas.
  • El lucro cesante (cantidad económica que haya dejado de percibir por durante el tiempo que perduró la lesión).

Tipos de incapacidades por accidente de tráfico

Incapacidad permanente:
Se refiere a aquella lesión que incapacite a la persona lesionada de forma permanente. Es decir, cualquier limitación, dolor o perjuicio derivado del accidente que persista tras la estabilización de lesiones.
Incapacidad temporal:
Se trata de las lesiones que afectan a la víctima para realizar las actividades del día a día y su grado de importancia va a depender de la gravedad de la incapacidad a largo tiempo.
Perjuicio estético:
Recoge las marcas, cicatrices, abrasiones y otros daños considerados perjuicio estético tras el siniestro.  
Secuelas físicas o funcionales: incluyen dolores, protésis o pérdida de funcionalidad.
Secuelas psicológicas:
Suelen aplicarse en los casos más graves o cuando se reclama la valoración realizada por la aseguradora.

¿Y los daños materiales? ¿Cómo se calcula dicha indemnización?

Cuando hablamos de los daños materiales dentro de la indemnización de por accidente de tráfico debemos hacer hincapié en las facturas de reparación del vehículo o en las facturas de compra de los objetos que han sufrido una rotura tras el siniestro. Es decir, todo aquello que se rompa tras sufrir un accidente, ya sea el vehículo o los objetos que se transportaban en el mismo, tendrán una compensación económica que equivaldrá a la factura de la reparación o la factura de compra de los objetos.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Share This